icono WhatsApp

La microbiota intestinal

Conoce todo acerca de la flora intestinal
microbiota intestinal

¿Qué es la microbiota intestinal?

La microbiota intestinal, también conocida como flora intestinal, es un conjunto de microorganismos vivos que se encuentran en nuestros intestinos.

Un dato curioso es que la microbiota contiene alrededor de 100 billones de microorganismos, y su peso puede oscilar los 2 kilogramos; adicionalmente, lo más especial de la flora intestinal es su unicidad: la microbiota de cada persona es totalmente diferente con respecto a las demás personas, y se conoce que 1/3 de ella es análoga entre la mayor parte de ellas, pero los 2/3 restantes son totalmente diferentes, originando así que sea algo único por cada individuo.

Características de la microbiota intestinal

Hemos mencionado anteriormente que la microbiota es única por cada persona, y eso es un hecho. A pesar de su unicidad sus funciones son iguales para todos los individuos, y entre ellas tenemos:

  • Actúa como una barrera protectora, ya que evita el paso de sustancias tóxicas que afecten directamente a los intestinos.
  • Tiene la capacidad de combatir microorganismos capaces de alterar el equilibrio de la mucosa intestinal.
  • Juega un papel fundamental en la producción de vitaminas.
  • Permite la digestión de ciertos alimentos que no son capaces de ser digeridos por el estómago y el intestino delgado.
  • Su correcto funcionamiento, favorece a una buena digestión, y una protección intestinal.
  • El 80% del sistema inmune se encuentra en nuestro intestino, así que su función protectora juega un papel crucial en el buen funcionamiento de nuestro sistema inmunológico.

Esto nos demuestra que la microbiota intestinal tiene una importancia muy relevante en nuestro organismo, tanto a nivel de sistema inmune, como de los procesos metabólicos y funcionales.

Principales funciones de la flora intestinal

Hemos descrito las funciones que desempeña la flora intestinal; sin embargo, tales funciones pueden catalogarse de una manera mucho más específica si las agrupamos de acuerdo a su funcionalidad:

  • Metabólica: Juega un papel relevante en la digestión de los alimentos, así como también, la producción de vitaminas de tipo K, B12 y B8, y la síntesis de metabolitos.
  • Barrera: Tiene la capacidad de proteger las células que se encuentran en los intestinos, y actúa como una barrera protectora frente a microorganismos y toxinas que pueden perjudicar la salud intestinal.
  • Defensa: Permite el correcto funcionamiento del sistema inmunitario, es decir, una flora intestinal equilibrada favorecerá a combatir enfermedades y afecciones producto de virus y bacterias.
  • Mantenimiento: A medida que pasen los años, la microbiota evoluciona y madura, no es lo mismo la flora de un bebé que suele tener menor cantidad de microorganismos, análogamente con la de un anciano, mientras que, los adultos suelen tener una microbiota mucho más compleja, y la ciencia avala que mientras más especies de microorganismos existan, más saludable será.

Beneficios de los prebióticos y probióticos

Los probióticos en conjunto con los prebióticos toman un rol importante en el buen funcionamiento de la microbiota. ¿Por qué? Como indicamos durante la definición de la flora intestinal, es un conjunto de microorganismos que se encuentran en nuestros intestinos, y los probióticos no son más que eso, con la particularidad de aportar beneficios directamente a nuestra salud intestinal.

Los estudios nos indican que una ingesta adecuada de probióticos, bien sea, en cápsulas, como a través del consumo de productos fermentados, serán un factor clave para mantener una microbiota totalmente integral, equilibrada y saludable.

Por otra parte, los prebióticos (“alimentos” para los microorganismos) también son importantes, ya que, gracias a ellos, es posible que exista un desarrollo óptimo de los probióticos dentro de nuestros intestinos, y así, favorecer la evolución de estos microorganismos.

Evolución de nuestra flora intestinal

A partir del momento en que nacemos, y a medida que nos desarrollamos existen factores externos que forman parte de nuestra alimentación, o que incluso, son capaces de entrar en nuestro organismo; por ejemplo, la lactancia, el aire, el contacto con otros agentes externos (virus y bacterias), y es allí cuando comienza el desarrollo de nuestra flora. De hecho, la forma en la que sea el parto influye de manera significativa en la microbiota intestinal del neonato.

Por ello, la flora de un bebé es totalmente pequeña, en comparación con la de un adulto; razón por la cual, los bebés son más propensos a sufrir de problemas estomacales durante sus primeros pasos de vida.

No obstante, a medida que pasa el tiempo, el bebé adquiere la colonización (pequeña) de una serie de microorganismos en sus intestinos que ya son capaces de actuar frente a los estímulos que se presenten.

Ahora bien, surge la siguiente interrogante: ¿de qué manera podemos hacer que evolucione nuestra flora?

La respuesta es simple; dependerá de todo estímulo exterior (alimentación, hábitos, ambiental, etc).

La famosa fibra al no ser digerible por el estómago, llegará hasta el colon y formará parte del proceso de alimentación de nuestras bacterias, permitiendo así que se nutran y se desarrollen adecuadamente. De ahí la importancia de su consumo. Encontramos fibra en múltiples alimentos y de múltiples tipos, cada uno de ellos necesario para un correcto equilibrio intestinal.

Pero no solo la fibra es un prebiótico ideal; diferentes ácidos grasos y compuestos provenientes de diferentes alimentos que son necesarios y que, por desgracia, brillan por su ausencia o de manera desequilibrada incluso en las dietas mediterráneas actuales.

¿Quieres reforzar tu microbiota intestinal?

Si has leído el post y en este punto sientes muchas dudas al respecto, bien sea porque no sabes por dónde empezar, tu historia clínica es compleja, o presentas diferentes intolerancias o alergias, no tienes de qué preocuparte, FitScience and Nutrition está para ayudarte.

En este post has recibido una serie de tips o consejos para reforzar tu microbiota intestinal y conocer un poco acerca de ella. En efecto, muy pocos conocen este concepto, y por lo general, algunas personas se sorprenden al saber que existe un ecosistema de microorganismos vivos en nuestros intestinos que realmente son indispensables para mantener nuestra salud.

Sin embargo, si no te sientes totalmente preparado para seguir tu solo/a, lo mejor es que contactes a la experta Lorena Lendinez y optes por reservar una sesión de descubrimiento totalmente GRATIS, y allí podrás exponer tu caso, para así, proceder a realizar un diagnóstico exhaustivo.

La especialista determinará si el problema intestinal que tienes realmente forma parte de un descontrol de tu microbiota intestinal, o algún otro factor externo que está afectando a tu salud.

Si en caso contrario, no padeces de ningún problema intestinal crónico, y sientes que te gustaría tener unos intestinos saludables, y favorecer el desarrollo adecuado de tu flora intestinal, no debes sentirte excluido; también puedes reservar una sesión gratuita y exponer cuál es el objetivo que esperas alcanzar, y con un plan estratégico y totalmente profesional lograrás cubrir todas tus expectativas.

¿Te gustó el Post?
[Total: 1 Promedio: 5]

Posts Relacionados

Política de Preferencias
Cuando visitas nuestro website, existe la posibilidad de almacenar información a través del navegador que estés utilizando para propósitos específicos, usualmente en forma de Cookies. Puedes cambiar tu preferencia de privacidad, pero recuerda que bloquear las cookies podría impactar tu experiencia al navegar en nuestro site.