icono WhatsApp

Los alimentos fermentados y la salud intestinal

Beneficios de los alimentos fermentados
alimentos fermentados

¿Qué se entiende por alimentos fermentados?

La fermentación ha formado parte de la vida del hombre desde sus inicios. Claro está, que esta premisa puede parecer un tanto exagerada, pero existen hallazgos científicos que indican que desde hace miles de años atrás, en el continente asiático ya existían registros del consumo de alimentos fermentados, y es en Asia donde surge esta tradición.

Pero, ¿qué es la fermentación? La fermentación es un proceso por el cual los alimentos son transformados por la acción de bacterias, levaduras, y microorganismos que forman parte de él. La ventaja principal de la fermentación es que gracias a ella es posible conservar en buen estado los alimentos, y a pesar de contener bacterias, las mismas son catalogadas como “bacterias sanas” que no afectarán de manera negativa a nuestra salud intestinal.

Acción de los alimentos fermentados en nuestros intestinos

Anteriormente, mencionamos que el proceso de fermentación contribuye al crecimiento y desarrollo de bacterias, levaduras y microorganismos en los alimentos. Esto nos indica que al momento de ingerir el alimento, realmente estamos consumiendo todos esos microorganismos, y, aunque es normal pensar que puede ser algo nocivo, en realidad no lo es, es todo lo contrario. Y por desgracia, vivimos en un mundo donde nos hacen creer que lo mejor es vivir en una burbuja sin microorganismos.

Gracias a la diversidad de la microbiota intestinal, tenemos una salud intestinal óptima, y estas bacterias contribuyen con la protección de nuestros intestinos frente a amenazas externas como virus u otras bacterias patógenas.

Por lo tanto, debemos saber que al momento de consumir un alimento fermentado efectivamente estamos ingiriendo levaduras, bacterias, e.t.c, pero estos no representan una amenaza para nuestra salud, todo lo contrario, son un gran beneficio y potenciarán a nuestra salud metabólica y funcional.

En resumen, podemos decir que la comida fermentada está repleta de microorganismos vivos que se ingieren y van directo a nuestro tracto intestinal. Allí, se encuentra la flora intestinal que se compone de muchísimos otros microorganismos, y al momento de unirse se logra una microbiota intestinal más diversa, bien sea porque se suman microorganismos de la misma especie, o se añade una nueva especie. De esta manera, nuestros intestinos ahora cuentan con una flora mucho más compleja y saludable, y sus niveles de acción, defensa y respuesta ante factores externos o nocivos será mucho mejor.

Beneficios de consumir comida fermentada

Hemos afirmado que los microorganismos que forman parte de la comida fermentada contribuyen al equilibrio y composición de nuestra microbiota intestinal, y esto aporta una gran cantidad de beneficios en nuestro organismo:

  • El proceso de digestión es mucho más rápido ya que las bacterias han hecho la mayor parte del trabajo.
  • El proceso de fermentación contribuye al desarrollo y aumento de ciertos grupos de vitaminas: B y K.
  • Al sumarse al ecosistema denominado microbiota intestinal favorecen las defensas y las acciones de respuesta por parte del sistema inmune.
  • Dependiendo del tipo de alimento, se puede aumentar la diversidad de los microorganismos existentes en la flora, dando como resultado un organismo mucho más saludable.

En este punto, no tenemos excusa para decirle NO a los alimentos fermentados; todo lo contrario, son una excelente opción si queremos reforzar al máximo las funcionalidad de nuestro sistema inmune.

Principales alimentos fermentados de consumo frecuente

Se podría pensar que los alimentos fermentados son totalmente desconocidos y son términos que las personas casi nunca pronuncian, pero esto no es del todo cierto. Entre los principales tenemos:

Yogur

En realidad, ¿quién no ha comido yogur o al menos escuchado hablar de ello? El yogur, a pesar de su apariencia sólida y limpia (por su color blanco) está repleto de bacterias y es un alimento fermentado de consumo frecuente, ¿no lo sabías?

Este alimento es rico en probióticos, y es el resultado de la fermentación de la leche, generando el desarrollo de nutrientes como la vitamina B12, biotina y el ácido linoleico. Además, contiene otras propiedades que funcionan como aminoácidos, entre ellos, prolina y glicina.

Lamentablemente, el mejor yogur que podrás encontrar es el casero, debido a que la mayor parte de los yogures procesados por las empresas pierden la mayor parte de sus propiedades por la adición de químicos y sabores artificiales, entre otros componentes utilizados para prolongar su durabilidad.

Kéfir

Muchos creen que el kéfir es similar al yogur, pero la diferencia más notable, es que este alimento contiene una mayor diversidad de bacterias (algunas ausentes en los yogures).

Otro punto a favor, es que el kéfir tiene la propiedad y cualidad de poder ser tolerado por personas que presentan intolerancia a la lactosa, e incluso, es utilizado como alternativa eficaz para corregir dicha intolerancia. El kefirán, microorganismo mayoritario del kéfir, hace que la lactosa se elimine casi por completo durante el proceso de fermentación del mismo.

Además de ser una gran fuente de microorganismos para aumentar la diversidad de nuestra flora intestinal, también tiene propiedades antiinflamatorias, antioxidante, y capacidad de reducir las inflamaciones causadas por ciertos problemas intestinales, como la colitis.

Vino

El vino en sus inicios era una fuente rica en probióticos y otros microorganismos producto de la fermentación de la uva.

Lamentablemente, con las técnicas de preservación empleadas por las empresas de procesamiento de bebidas alcohólicas, al añadir sulfitos se eliminan gran parte de las bacterias que forman parte de la idea original de la fermentación del vino.

Kombucha

Su nombre un tanto complejo proviene de China, y se obtiene a partir de la fermentación del té. Se estima que ha sido una bebida ingerida en China por un tiempo superior a los 2.000 años, y muchos lo señalan con el nombre del elixir de la salud inmortal.

No obstante, no hay ensayo clínico realizado sobre humanos que nos indique que esa premisa es cierta. Lo que sí es un hecho, es que los estudios en roedores indican que sí les permite extender su tiempo de vida, a pesar de añadir otras propiedades interesantes, anticancerígenas, antimicrobianas, entre otras.

Kimchi

Es un plato fermentado proveniente de Corea. Se obtiene a través de la fermentación de la col China.

Este alimento no solo representa un valor agregado para la flora intestinal, sino también se le atribuyen propiedades anticancerígenas y potencia la salud colorrectal.

Hortalizas y vegetales fermentados

Son una excelente opción ya que su fermentación es láctica. En el grupo de estos alimentos podemos encontrar el pepinillo, la cebolla, las zanahorias, las aceitunas, entre otros (como el famoso chucrut).

Soja

Si alguna vez has comido algún plato chino, es muy común ver las salsas, o porciones de soja para acompañar la comida. La soja tiene diferentes variantes de acuerdo a su forma de fermentación:

  • Miso y tempeh: excelente opción para aquellos veganos que quieran obtener proteínas sin la necesidad de acudir a la carne.
  • Natto: en contraste con los anteriores, el sabor realmente es poco agradable, por lo general repugnante, y se compone de una gran cantidad de vitamina K2.

Como te hemos señalado en este post, existen muchas opciones si quieres consumir alimentos fermentados, y si sientes temor al respecto, puedes comenzar con el yogur, pasar al kéfir, e ir probando de poco en poco. No obstante, el kéfir debe ser consumido en un estado de permeabilidad intestinal correcta, y sin predominio de levaduras en la microbiota en el momento de la ingesta. Si no, será una arma de doble filo debido a que alimentará a bacterias patógenas y levaduras como la cándida.

Recuerda que una microbiota con una diversidad de microorganismos será tu mejor aliado para combatir los problemas que afecten tu salud, así como también, mantener un equilibrio en tu sistema inmune.

Además, gran parte de estos alimentos son considerados elementos anticancerígenos y antiinflamatorios, por lo tanto, su consumo representará un aporte para tu salud y una posibilidad de prevención frente a enfermedades crónicas.

Si eres de las personas que prefiere pisar sobre seguro y contactar a un especialista que te pueda asesorar con un plan de alimentación adecuado, bien sea realizando un diagnóstico de tus problemas intestinales, o corrigiendo todos aquellos malos hábitos que acompañen a tu alimentación, estás en el lugar correcto.

Además, FitScience and Nutrition te permite reservar totalmente gratis una sesión de descubrimiento, donde podrás descubrir todos esos problemas que afectan a tu salud metabólica y funcional.

Prepárate de la mano de expertos, y dale una oportunidad de evolución y equilibrio a tu flora intestinal, estamos para apoyarte.

¿Te gustó el Post?
[Total: 1 Promedio: 5]

Posts Relacionados

Política de Preferencias
Cuando visitas nuestro website, existe la posibilidad de almacenar información a través del navegador que estés utilizando para propósitos específicos, usualmente en forma de Cookies. Puedes cambiar tu preferencia de privacidad, pero recuerda que bloquear las cookies podría impactar tu experiencia al navegar en nuestro site.